{Finn el humano}

Hacer un amigurumi de un personaje “real” es siempre más difícil, existen miles y millones de imágenes de cómo se supone que debería ser. Con Finn el Humano estoy muy contenta, yo creo que me ha quedado la mar de … Sigue leyendo

{en las nubes}

Después de unos meses en barbecho coincidiendo con el fin del caluroso verano alicantino, mis ganchillos están de nuevo en marcha. ¡Y de qué manera! Empezar proyectos es siempre emocionante, sobretodo si los piensas ya concretamente para una persona. Y … Sigue leyendo

{Afghan}

Cuando hace unos meses un compañero de Unai descubrió que iba a ser papá, me lancé, por fin, a la gran piscina del ganchillo y decidí empezar una mantita en forma de estrella que me tenía locamente enamorada.

Una de las cosas que descubrí mientras buceaba en el infinito mundo de pinterest en busca de inspiración fue que las mantitas tejidas a mano en inglés se llaman afghans y no blanket, que es el nombre genérico de cualquier manta. Hay miles y miles de patrones de mantas de ganchillo, todas son bonitas, pero yo buscaba algo más original… Así que cuando encontré el tutorial de The Crochet Crowd lo tuve claro… ¡era mi mantita! ¡Mi propia star afghan! 

Esta mantita es perfecta para lucirse en el carrito de paseo por el parque o simplemente para tenerla sobre el sofá para ver la tele. ¡Y encima es la mar de moderna! ¡Perfecta!

Pensé que sería un regalo muy original para el bebé y, siendo un poco egoísta, me serviría también de aprendizaje para la mía propia, jijiji.

Hay pocas cosas que no me gusten de la ropa de bebé, tan pequeñita y delicada… sin embargo no acabo de entender es esa obsesión por los colores azul y rosa pastel que parecen tener todos los aspirantes a padres, o mejor dicho, los señores que deciden qué se lleva cuando eres una personita en miniatura… como si usar otra gama de colores fuera a disgustar a nuestros pequeñines…  ¡de eso nada! Hay colores preciosos, modernos y atrevidos, que combinan perfectamente con un ambiente infantil y sin embargo no son nada ñoños…

Como la manta la empecé sin saber si el bebé sería nene o nena (de hecho seguimos con la incógnita), pensé que lo mejor era optar por una combinación lo más unisex posible. La forma de estrella es bastante poco común (mi abuela sigue opinando que debería haberla hecho cuadrada… “ay nena, cuadradita mejor… es más normal…”) así que los colores también tenían que reflejar ese espíritu no-ñoño: rosa palo, blanco, azul turquesa y un beige tostado.

Me puse manos a la obra… los colores iba eligiéndolos a sentimiento, sin un plan establecido, lo intenté, pero el resultado era demasiado rígido, por lo que abandoné mi tendencia a tenerlo todo planificado y fui improvisando.

 ¡Hace poquito por fín la he terminado! Estoy muy muy contenta con el resultado:

IMG_1755 IMG_1760Tengo que darle las gracias a mi tía Pilar por prestarme su maravillosa casa para hacer las fotos. ¡Es todo un lujo contar con un ambiente tan bonito!

¿Qué os parece mi star afghan? Yo creo que ha quedado preciosa…jijiji…

¡Tengo muchas ganas de dársela a los felices futuros papás!

¡Meow! =^.^=